Wellness en el agua: Watsu

Durante el invierno, parece que nos apetece menos realizar actividades para estar en forma y para cuidarnos. Sin embargo, el Spa Caroli propone una nueva forma para cuidarse disfrutando de un cálido momento spa: el Watsu, la unión entre los términos water y shiatsu, la forma perfecta para mantener la salud de cuerpo y mente en invierno.

Watsu es una terapia corporal que combina movimientos rítmicos en el agua, activación de articulaciones y masaje con técnicas de Zen Shiatsu. Constituye una agradable experiencia de relajación y estiramiento corporal, que puede producir profundos estados de transformación, tanto en los niveles físicos, como emocionales. En el agua, el cuerpo y especialmente la columna vertebral y las articulaciones, pueden distenderse de una forma que no sería posible en tierra firme. El agua aliviana el peso de las vértebras, permitiendo a la columna vertebral abrirse y moverse libremente, sin las usuales restricciones producidas por la gravedad y las tensiones musculares.

Se practica en agua caliente, con una temperatura que oscila entre los 34 a 37 grados, lo que muchos asocian con los más profundos estados de relajación consciente.

En el medio acuático, el peso del cuerpo se vuelve liviano y cada movimiento es más lento y suave, dos características de las que se aprovecha el Watsu. Normalmente, se emplean flotadores, colocados debajo de las rodillas o en los muslos, para que estas sensaciones se incrementen y el cuerpo flote sobre la superficie acuática.

Una sesión de Watsu tiene una duración de 60 minutos, desde que el cliente entra en el agua hasta que el terapeuta da por finalizada la sesión. El terapeuta trabaja de pie, con el agua cubriéndole hasta la zona del pecho, moviéndose alrededor del paciente estirando sus articulaciones y músculos, y procurando que el agua lo vaya acariciando. Se alternan los movimientos y masajes con momentos de quietud para alargar cada sensación, y diferencia lo energizante del masaje con la calma que proporciona el agua. Se realizan torsiones, inclinaciones y también se coloca al paciente en posiciones que permitan el trabajo en partes del cuerpo menos accesibles. Se presionan puntos que tienen que ver con el fluido de energía corporal, centros energéticos que también se tocan en otras terapias como la acupuntura. Todas estas manipulaciones ayudan además a mejorar la circulación sanguínea y la depuración del organismo.

Es una terapia perfecta para combatir el estrés, así como para aliviar tensiones musculares y para futuras mamás.

Precio: sesión de 1 hora, incluido circuito spa, 70 €. Disponible en los Spa Caroli del Hotel Miguel Ángel (Madrid) y The Westin (Valencia).

 

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados