Verdades y mentiras sobre la limpieza de la piel

La limpieza de la piel es el primer paso, y podríamos decir que el pilar fundamental, para mantenerla sana, cuidada y bonita. Sin embargo, no siempre sabemos cómo limpiarla correctamente, qué productos son adecuados a cada tipo de piel, o qué rutina de cuidados es la idónea para mantener una piel en perfecto estado. Hoy, Leonor Prieto, Directora Científica de La Roche-Posay, nos aclara las dudas y los mitos más frecuentes sobre la limpieza del rostro. ¡Toma nota!

-       Las pieles sensibles no deben abusar de los productos limpiadores, ya que pueden irritarlas más: FALSO. De cara a las pieles sensibles, lo importante es que el producto utilizado se adapte a sus necesidades, que esté formulado para aplicarse suavemente sin agredir y sin frotar.

-       Los tónicos irritan la piel: FALSO. No todos los tónicos son astringentes o llevan alcohol, hay que elegir el más adecuado a cada tipo de piel. En el caso de las más sensibles, las aguas termales son una buena alternativa.

-       Las leches desmaquillantes aportan grasa y provocan más granos en las pieles con acné: FALSO. Una leche limpiadora, si está testada como “no comedogénica”, no favorece la aparición de granos. Sin embargo sí es cierto que a cada tipo de piel le gusta más una textura. Las pieles grasas o con acné suelen agradecer las de “limpieza al agua”, como geles o espumas que se eliminan con agua y dan sensación de pureza y de frescor.

-       El exfoliante es demasiado para las pieles grasas y las pieles sensibles, las irrita y las daña: FALSO. Una vez más, la cuestión es dar con el producto adecuado para cada tipo de piel.

-       Solo hay que mezclar con agua los limpiadores que así lo indiquen: VERDADERO. Para desmaquillar, cuanta menos agua, mejor. Solo se debe utilizar con agua los productos diseñados para ello.

-       Tras la limpieza de la piel desaparece la película protectora de la piel, por lo que debe descansar unas horas antes de aplicarle un tratamiento: FALSO. Esto solo ocurre con los jabones que no son específicos para limpiar el rostro, por ello es importante utilizar siempre productos de limpieza adaptados para el rostro.

-       Al desmaquillarnos es necesario dar varias pasadas hasta eliminar todos los restos: VERDADERO. A veces, para desmaquillarse, es necesario repetir la operación hasta que el algodón sea limpio, y si el producto es bueno, la limpieza no será agresiva.

-       No es necesario utilizar un tónico tras la leche limpiadora: FALSO. El tónico juega un doble papel en la limpieza de la piel: por un lado, elimina los restos de leche limpiadora, y por otro, aporta luminosidad, suavidad, calma, frescor y vitalidad.

-       Es mejor elegir tónicos sin alcohol: VERDADERO. Los tónicos con alcohol prácticamente se restringen a las pieles grasas, ya que en éstas aportan sensación de frescor y ligereza. Para el resto de pieles por lo general no se recomiendan.

-       Las toallitas limpiadoras pueden resecar la piel: VERDADERO. La limpieza no es tan completa, porque suelen llevar más conservantes (dado que una vez que se abren tienen más contacto con el exterior) que elementos limpiadores. Además, hay que frotar más que si se aplica con la mano o con un algodón, por lo que no todas las pieles las soportan. Son recomendables solo para casos puntuales, como una opción rápida.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

16 Comentarios