Todo sobre las manchas cutáneas

Qué son, por qué aparecen y cómo se puede combatirlas. Éstas son las tres claves en torno a las manchas cutáneas que aparecen en el rostro, y que, desgraciadamente, suelen ser las protagonistas de un altísimo porcentaje de las visitas dermatológicas después del verano.

¿Quieres saber qué tipos de manchas tienen mucho que ver con el exceso de exposición al sol, y qué se puede hacer con ellas? Sigue leyendo.

A grandes rasgos, podríamos hablar de tres grandes tipos de manchas relacionadas con una historia de larga exposición solar: los lentigos seniles o actínicos (que se producen como una respuesta de la piel a la radiación UV), el melasma (muy relacionado con el embarazo y la toma de anticonceptivos, si bien su origen aún no está claro), y el melanoma (la forma más grave de cáncer de piel).

Los lentigos seniles o actínicos aparecen en las zonas expuestas al sol, como la cara, el cuello, el escote o los brazos en personas de raza blanca, generalmente a partir de los 60 años. Su tratamiento es sencillo, y generalmente se pueden eliminar en una sola sesión con tratamientos ablativos superficiales como la criocirugía en spray, el peeling y el láser

El melasma aparece como manchas irregulares en la cara (sobre todo frente, pómulos y labio superior), cuello y antebrazos. Tienen un tono marronáceo, y pueden resultar muy antiestéticas. Su pigmentación se incrementa con la exposición solar, y suele mejorar durante el invierno. Según la doctora Carmen Arranza, Dermatóloga del Hospital Fundación Jiménez Díaz y miembro de la AEDV, su tratamiento es más complejo, y tiene que ser continuado a lo largo del año. Es imprescindible el uso de fotoprotectores durante todo el año y de fórmulas despigmentantes en casa. A día de hoy el láser Fraxel ofrece buenos resultados. Un detalle muy importante: el paciente debe saber que la mancha, incluso cuando haya mejorado, puede volver a oscurecerse y/o reaparecer.

El melanoma, por su parte, aparece como una mancha de distintos tonos que varían del marrón claro al negro, y puede aparecer de pronto o surgir de un lunar previo. Sus bordes son irregulares y mal definidos. Su tratamiento pasa por el quirófano.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

6 Comentarios