Tips beauty de verano: protección solar

Aunque muchas reglas de belleza se mantienen inmutables durante todo el año, de estación en estación (como pueden ser un labio rojo, una capa de protección solar incluso en los días más grises o un buen desmaquillado cada noche), otras son estacionales y se imponen cada temporada. Hoy empezamos una serie de tips beauty de verano, y nos centramos en la primera regla de belleza de la temporada: la protección solar.

Protección solar: toma nota

  1. Elige siempre un protector solar de amplio espectro. Es decir: que te proteja lo más posible. Los más sofisticados no se quedan en los rayos UVA y UVB, sino que también protegen de los daños causados por los rayos infrarrojos (IR) y el espectro visible.
  2. Recuerda lo que significa el SPF (o FPS) de los cosméticos: te indica cuánto tiempo puedes estar al sol sin quemarte, teniendo en cuenta lo que tardarías en hacerlo sin protección. Por ejemplo: si te quemarías en 5 minutos, un SPF 15 te permitiría estar segura bajo el sol 15x5= 75 minutos. Por eso, cuanto más tiempo vayas a estar al sol, más alto debería ser el SPF.
  3. Aplica los protectores solares generosamente: no solo es importante utilizarlos, sino que hay que hacerlo correctamente si realmente quieres estar protegida. Según los dermatólogos, cada vez que lo aplicamos deberíamos utilizar aproximadamente la cantidad que cabe en un vaso de chupito.
  4. Recuerda reaplicarlo cada dos horas… o cada vez que te bañes. Si crees que saliendo de casa con un SPF 50+ puesto estarás protegida durante todo el día, te equivocas. Y que en el envase indique “water resistant” no significa en absoluto que no tengas que volver a ponerlo tras el baño. Debes hacerlo.
  5. No olvides ninguna zona expuesta: la nuca, las orejas, la parte trasera de las piernas y rodillas, el empeine de los pies, los labios y… ¡las manos! Que, además de estar expuestas todo el día y todo el año al sol, son una de las zonas en que antes empiezan a notarse los signos de la edad.
  6. Elige un protector solar acorde con tu piel: solo con filtros físicos (minerales) si es extremadamente sensible, no comedogénico y matificante si es grasa y con tendencia al acné, hidratante si es muy seca, antiedad si te preocupan las manchas y otros signos de envejecimiento…
  7. No olvides protegerte, además, con ropa adecuada, gafas de sol y gorras o sombreros. La ropa con protección solar ofrece un plus de seguridad y cada vez tiene más adeptos.
  8. Tira los protectores solares que te sobraron el año anterior: si ha pasado su tiempo recomendado de uso (lo encontrarás impreso en el frasco), ya no son eficaces ni seguros.
14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados