Tenue de Soirée

Los últimos rayos de sol calientan el zinc de los tejados con una luz dorada. La noche comienza con festivas promesas. Las aceras parisinas ya se llenan de risas. El día cede su espacio a la efervescencia de la noche.

Un manifiesto de audacia olfativa

Una joven corre a toda prisa por las escaleras de su edificio estilo Haussmann, con sus tacones en las manos. Ha llegado la hora de la metamorfosis. Sacude su pelo bien peinado, desabrocha el cuello de su camisa y hace sonar su polvera delante del espejo.

Un momento suspendido en el tiempo; íntimo. Un instante para ella misma durante el cual esta heroína imagina la noche loca que le tiende sus brazos al tiempo que desliza el rouge sobre sus labios. Mientras sus pensamientos giran hacia lo que se pondrá, toma el frasco de perfume y lo sitúa ante sus ojos; es su accesorio favorito. Una bruma sobre su cuello es suficiente para dejarle un nuevo estallido de energía. Una sensación chispeante, frívola y ligera sobre su piel.

Un concentrado de insolencia

Inspirada en el anticipo de la fiesta que está a punto de llegar y el sentimiento especial de la promesa que precede a una noche en París, la maison Annick Goutal crea su nueva fragancia “Tenue de Soirée”. Una fragancia de libertad, insolencia y audacia. Una estela despreocupada, magnética y adictiva que hace la boca agua y suscita la fiebre en el cuerpo. Una esencia definitivamente moderna y chipre. La huella de una noche suspendida en el tiempo, “Tenue de Soirée” despierta el deseo de acercarse al cuello de las mujeres que se atreven a llevarlo.

Un frasco lleno de sensaciones: exceso y gracia

En unas sombras evocadoras del cielo púrpura al anochecer, el impecable vidrio del frasco es enaltecido con una etiqueta elegante y texturizada que presenta su nombre: “Tenue de Soirée”.

Alrededor de su cuello un suave pompón que despierta recuerdos de las preciosas borlas de polvos vintage. Un objeto de gran tamaño en la imagen de la mujer que elegirá esta nueva firma olfativa. Gentil, femenino, seductor, alegre y sensual, el pompón suspendido del cuello del frasco añade un toque de locura. Además, una pequeña medalla grabada con las iniciales de Annick Goutal cuelga del pompón, tintineando contra el frasco con cada movimiento, como dos copas de champagne que prometen un momento inolvidable. Una presentación creada para despertar los sentidos, justo como la fragancia que contiene...

tenua

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados