Protección extra para la piel más expuesta

Las manos y los labios son las zonas del cuerpo cuya piel se encuentra más expuesta a las agresiones ambientales. Tanto en verano, con la exposición al sol y al agua, como en invierno, con el frío, el viento y los cambios de temperatura, se ven permanentemente expuestos a todo tipo de agresiones diarias que los estropean, los debilitan y les da un aspecto seco, arrugado y apagado.

El doctor Juan Arenas, Asesor Médico de Eucerin, nos da las claves para mantener unas manos hidratadas y sanas:

  1. Usar siempre productos suaves y evitar los que tienen perfumes y jabón. Tras el lavado, secarlas bien con una toalla de algodón y usar siempre crema hidratante.
  2. Evitar el agua muy caliente.
  3. A la hora de realizar tareas domésticas, usar guantes para evitar que estén en contacto con compuestos agresivos.
  4. Realizar exfoliaciones suaves semanales para eliminar las células muertas.
  5. En las pieles muy secas, tras la rutina de limpieza, hidratar las manos y usar unos guantes de algodón para dormir.

Como experto en el cuidado de las pieles muy sensibles, Eucerin dispone de una gama de productos específicos para el cuidado de las manos, así como de los labios. Y para mantener los labios protegidos y en perfecto estado, el doctor Arenas nos da estas pautas:

  1. Aplicar el hidratante labial solo cuando sea necesario y no de forma indiscriminada.
  2. Hidratarse bebiendo al menos dos litros de agua al día.
  3. Utilizar productos específicos para los labios.
  4. Protegerlos del sol también en invierno, ya que la piel de los labios no tiene melanina y no se puede proteger de los rayos UV.
  5. Exfoliarlos suavemente periódicamente.
  6. Evitar fumar, beber alcohol y el consumo de cafeína.
  7. Limpiar los labios tras comer alimentos ácidos o salados, pues los resecan mucho.
  8. Llevar una dieta equilibrada rica en vitamina B.
  9. No arrancar nunca las pieles de los labios.
15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados