¡No sabotees tu dieta!

En plena temporada de operación bikini, si estás haciendo el esfuerzo de seguir una dieta equilibrada y de hacer ejercicio para poder lucir tipazo este verano, nada te hace menos falta que sabotear, tú misma y sin darte cuenta, todos tus esfuerzos. Hoy te presentamos los sabotajes a la dieta más frecuentes: mantente atenta y no dejes que todo tu trabajo caiga en saco roto, ¡no te lo mereces!

No beber suficiente agua: no solo para hidratarte, sino para saciarte, ya que beber de forma regular ayuda a controlar la sensación de apetito. Ahora que llega el calor, apúntate a las infusiones frías o las limonadas, que te aportan vitaminas y antioxidantes sin calorías.

Confundir el aburrimiento con hambre: sé sincera, ¿cuántas veces estando en casa sin nada que hacer has arrasado en la nevera y en la despensa simplemente por hacer algo? Evítalo a toda costa.

Excesos comiendo fuera: si estás haciendo un esfuerzo para controlar lo que comes, pero cada vez que sales a comer fuera comes de más, te estarás haciendo un flaco favor.

Calorías camufladas: todo tipo de aderezos y salsas, cremosos postres, rebozados y empanados… Algo tan sano como una macedonia de frutas dispara sus calorías si está acompañado de una buena cantidad de nata. ¡Cuidado con los falsos amigos de la dieta!

A más variedad, más cantidad: mucho cuidado en los buffets y en los cócteles, en los que tienes a tu alcance todo un mundo de alimentos apetecibles que, casi sin darte cuenta, vas comiendo poco a poco sin tener la sensación de darte un atracón.

No comas delante de la tele: a la hora de comer (o cenar), si lo haces delante de la televisión estarás desviando tu atención y no serás consciente de todo lo que comes. Un estudio realizado por una universidad americana demuestra que comer delante del televisor no solo lleva a comer más, sino a hacerlo peor.

Di no a las raciones grandes: comer en un plato grande hace que comamos entre un 25% y un 50% más de lo que lo haríamos en otro recipiente.

Nada de prisas: si comes tranquilamente y saboreando la comida te saciarás antes. Sin embargo, si vas con prisas y comes corriendo, engullirás casi sin masticar todo lo que te pongan delante.

Evita las tentaciones: si no quieres sucumbir a la tentación de la bollería industrial, los snacks, los postres o los helados, lo tienes muy fácil, no los compres. Llena tu nevera de comida sana… y comerás sano.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

15 Comentarios

  • Estoy de acuerdo con todo lo que decís, nada que añadir!

  • Qué verdad es lo de no comprar cosas ricas.. perdón, poco saludables! Si las compras, te las comes, no hay duda posible... lo que no sé es si me compro zanahorias en vez de palmeras de chocolate si se quedarán en la nevera hasta que las tenga que tirar porque tienen moho...

  • Cuando intentas controlar lo que comes y sales a cenar fuera es como si dijeras: bueno, ahora que estoy fuera de casa no cuenta! Y yo me pongo tibia de todo lo que me gusta pensando en los siguientes días a ensaladas

  • Gracias por los trucos y los consejos

  • Yo como mucho fuera de casa y eso me pierde, porque como siempre lo que me gusta , y muchas veces no es lo más sano.

  • Teneis razón en decir lo de comer delante de la tele

  • Lo de los platos grandes es verdad, si te pones la comida en un plato pequeño te parece más cantidad

  • Llenar la nevera de comida sana me parece una idea genial, lo voy a hacer.

  • Muchas gracias ñor los consejos , se agradecen

  • Nunca he pensado en lo de comer delante de la tele, pero me parece que teneis toda la razón, voy a intentar no hacerlo.

  • Confundir el aburrimiento con el hambre es una gran verdad. y es una de las peores cosas que se puede hacer.

  • No sabía por qué beber tanta agua era tan importante, ahora me lo habeis aclarado por fin, gracias

  • La verdad es que siempre como deprisa y corriendo porque tengo muy poco tiempo y sé que no es bueno pero que le voy a hacer, eso sí por la noche me lo tomo con tranquilidad y la cena me sienta de maravilla.

  • Como todos los días fuera de casa excepto los fines de semana y eso se nota, lo que daría yo por comer en casa todos los días y si es la comida de mi madre todavía más

  • Es verdad que en los buffets y los cocteles comemos mucho más de lo que creemos, porque poco a poco tomamos muchas cosas y si las ponemos en un plato veremos que es una barbaridad de comida.