Neceser de verano: los imprescindibles

Neceser de verano: los imprescindibles

Tanto si las ansiadas vacaciones están ya cerca como si aún te queda para disfrutarlas, descubre los productos must-have que no pueden faltar entre tus cosméticos de verano.

Protector solar

Para cuidar tu piel en condiciones, lo ideal es utilizar cuatro diferentes. Uno para el rostro, adaptado a las necesidades específicas de tu piel y que tenga un factor de protección solar mínimo de 30. Otro para las zonas sensibles, como el contorno de ojos, los labios o las cicatrices. Un tercero para el cuerpo, que se aplique fácilmente y que no debes olvidar aplicar en zonas como la nuca, los pies o las manos (a menudo las grandes olvidadas), y el último, para el cabello, que lo proteja tanto de las radiaciones UV como del resto de agresiones del verano (la sequedad, el cloro, la sal y las altas temperaturas).

Escudo anticontaminación

Lo último en cosméticos para el rostro son los escudos anti-polución, que además de proteger de las radiaciones solares, actúan como una barrera para que los agentes contaminantes no penetren en la piel y neutralizan el estrés oxidativo.

Sleeping Mask

Un aliado de la piel que trabaja mientras duermes proporcionándole todo lo que necesita para despertar radiante y con un efecto ‘ocho horas de sueño’. Las mascarillas nocturnas sustituyen a la crema de noche, son adecuadas para todos los tipos de pieles y no necesitan aclarado, se retiran con la limpieza de la mañana.

Hidratante ligera

El verano es el momento perfecto para dar un descanso a tu tratamiento habitual y optar por texturas más ligeras y agradables, que no aporten sensación de pesadez a la piel y que al mismo tiempo la mantengan perfectamente protegida e hidratada durante todo el día. Las emulsiones, los geles y las texturas fluidas son los más recomendables para esta temporada.

Sérum reparador y calmante

Tanto si disfrutas tumbándote al sol como si no sueles tomarlo directamente, la piel necesita recuperarse tras la exposición a sus radiaciones. Añade a tu rutina de cuidado un sérum capaz de reparar el daño solar y prevenir y mantener a raya los signos de envejecimiento (como las manchas o las arrugas).

Fragancia baja en alcohol

Los perfumes, así como otros productos cosméticos, pueden reaccionar con la exposición al sol y provocar la aparición de manchas o irritaciones en la piel. Por eso, en verano se recomienda aplicarlos en zonas que no se expongan al sol (o directamente sobre la ropa en vez de en la piel), o bien elegir perfumes con bajo contenido en alcohol, con los que no correrás ningún riesgo. También puedes optar por la versión de verano de tu fragancia habitual.

Maquillaje waterproof

¿Por qué renunciar a verte estupenda cuando vas a pasar una jornada en la playa o en la piscina? Si te sientes más cómoda y favorecida maquillada tan solo tienes que utilizar productos waterproof, que te permitirán entrar y salir del agua con tu maquillaje intacto durante todo el día. Elige la versión resistente al agua de tus productos imprescindibles: máscara de pestañas, sombra de ojos, colorete e incluso fondo de maquillaje.

Spray acondicionador para el cabello

La exposición al sol, así como el agua del mar y de las piscinas, reseca mucho la fibra capilar y hace que se debilite, que se vuelva más frágil y porosa y que las puntas se abran. Para mantenerlo protegido pulveriza una pequeña cantidad de spray acondicionador tras cada baño y péinalo cuidadosamente para evitar que se rompa.

Mascarilla hidratante

En verano, la piel exige un plus de hidratación, que, además, hará que se mantenga sana y bonita y que el bronceado sea más uniforme y duradero. Una vez por semana aplica una mascarilla que la hidrate en profundidad: notarás los resultados.

Spray de agua termal

Un básico para llevar siempre en el bolso que además de refrescar y mantener los niveles de hidratación óptimos de la piel te servirá para fijar el maquillaje. Y si sufres de piernas cansadas, aplícalo también en la zona de los tobillos y en la parte posterior de las rodillas. Un truco: en casa guárdalo en la nevera para un efecto aún más refrescante y revitalizante.

Bálsamo de labios

Tanto en invierno como en verano, los labios son una de las partes del rostro que más sufren las inclemencias del tiempo. El calor extremo, el sol, el viento y los aires acondicionados, los cambios de temperatura… para evitar que tus labios se resequen, se cuarteen y aparezcan los antiestéticos pellejitos (que bajo ningún concepto deberías morder o arrancar), aplica un bálsamo hidratante tantas veces al día como sea necesario. Mejor aún si incorpora protección solar.

Aftersun

Un básico de tu neceser de verano que además de aportar alivio inmediato si te has pasado con el sol ayuda a reparar la piel, previene el envejecimiento, hidrata y refresca la piel recalentada. Aplícalo al terminar el día en todo el cuerpo.

Polvos de sol

Tanto si aún no luces un favorecedor bronceado como si tu piel ya ha empezado a dorarse, los polvos de sol son un must del verano para conseguir un aspecto más luminoso y saludable con el mínimo esfuerzo. Aplícalos en las zonas donde suele incidir más el sol (frente, nariz y mejillas), así como en el escote y los hombros.

Efecto ‘photoshop’ para el cuerpo

El verano es la temporada de lucir la piel, y para ello, nada mejor que un aceite corporal que mejore visiblemente su aspecto, su flexibilidad y su elasticidad como por arte de magia. Imprescindible para presumir de piernas, espalda y escote.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados