Mesoterapia: a cada edad, la suya

La mesoterapia facial es un tratamiento médico estético con resultados muy satisfactorios en la piel de la cara, el cuello y el escote. Además de aportar luminosidad y nutrir desde el interior, fortalece las fibras de elastina, estimula la producción de colágeno, combate los radicales libres y estimula la actividad celular, lo que se traduce en una acción rejuvenecedora integral.

Es un tratamiento muy sencillo, que consiste en microinyecciones de diferentes sustancias que ayudan en la lucha contra el paso del tiempo. El nombre proviene de la capa de la piel en la que se inyectan, derivada del mesodermo embrionario, inmediatamente debajo de la superficie de la piel. La técnica es muy sencilla: con una pequeña aguja (muy corta y delgada, apenas se notan los pinchazos) se van haciendo micro infiltraciones alrededor de la zona. Cada tratamiento dura unos diez minutos y no es doloroso. Desde la primera sesión la piel aparece más firme, más joven y más sana. Las líneas de expresión se reducen y la piel se ve luminosa.

Una sustancia para cada edad

La mesoterapia ayuda al embellecimiento de la piel, por lo que podemos empezar a usarla a edades tempranas. “Una buena edad para empezar pueden ser los 25 años, con carácter preventivo. Si la persona tiene una piel maltratada o deslucida por tratamientos como por ejemplo el antiacné, o por un exceso de exposición al sol, incluso se podría empezar antes”, comenta la  Dra. Antonia Banda Vázquez, de Clínica Menorca.

A esta edad, y hasta los 35-40 años se suele inyectar vitaminas para dar luminosidad e hidratación a la piel, tratar los primeros signos de envejecimiento, y prevenir un deterioro acelerado de la piel. Aunque cada caso tiene que ser tratado individualmente, suele ser bastante con dos tratamientos al año.

A partir de los 40, o antes si la piel ha sido maltratada, se hace necesario incorporar sustancias un poco más potentes. Con el paso del tiempo, el ácido hialurónico de la piel va disminuyendo, lo que hace que se muestre menos tersa y pierda luminosidad. La mesoterapia facial con ácido hialurónico combinado con vitaminas corrige estos síntomas del envejecimiento: falta de luminosidad en el rostro, deshidratación en el cuello, relajación cutánea en el escote, borra líneas de expresión, pequeñas arrugas, y cambios en la pigmentación. El médico estético valorará las necesidades específicas de cada piel. El ácido hialurónico tiene además un carácter preventivo, con su uso se retrasa o evita la flacidez. Teniendo en cuenta que los resultados duran entre dos y tres meses, lo ideal sería hacerse 4 tratamientos al año.

A partir de los 50, la Dra. Banda recomienda el uso de colágeno. Reafirma, revitaliza e hidrata en profundidad. Estira la piel, le da un aspecto terso y luminoso, en definitiva, rejuvenece. Se aplicará también en cuello y escote. Para obtener mejores resultados se combina con tratamientos como botox, hilos tensores, láser… Siempre dependiendo del estado de la piel y la opinión del especialista. Y por supuesto de lo que quiera el paciente, “pero yo no suelo recomendar la mesoterapia como monotratamiento”, afirma la Doctora.

Los hombres también se benefician de este tratamiento a partir de los 50. “Ellos suelen empezar más tarde con los tratamientos médicos estéticos y la mesoterapia da muy buenos resultados. Las arrugas y rejuvenecimiento de la piel son las problemas que se tratan con mayor efectividad con este tratamiento. Combinado con laser les redensifica mucho la piel sin redondearles la cara, porque no estamos hablando de relleno, y eso les rejuvenece mucho manteniendo sus rasgos angulosos, típicamente masculinos, pero sin descolgamiento“, concluye la Dra. Banda.

16 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados