Los trucos de Jenna Menard, makeup artist de Clinique

Recientemente nombrada Global Colour Artist de Clinique, Jenna Menard tiene una filosofía muy afín a la de la firma: hacer que las mujeres se sientan guapas y que se parezcan lo más posible a sí mismas. Considera que el maquillaje debe complementar la belleza natural, y a lo largo de su extensa trayectoria profesional (que incluye desde pasarela a editoriales en las revistas más prestigiosas del mundo), se ha convertido en toda una figura de referencia a la hora de conseguir pieles perfectas que parecen no estar maquilladas.

Siempre recomiendo a las mujeres que en primer lugar consigan que su piel se vea bien, y, después, ya podemos divertirnos con el color”, afirma.

Para Jenna, lo primero es encontrar el mejor rasgo que caracteriza a una persona y realzarlo: a veces, algo tan sencillo como llevar máscara de pestañas y probar un nuevo color de labios hace que sigas siendo tú misma pero más guapa. Considera que el maquillaje no debe ser una rutina, y que los pequeños cambios sutiles pueden hacer que el resultado sea fascinante y ver lo versátil que puede ser un rostro.

Asegura que no hay un producto que toda mujer deba tener, además de una buena hidratante que acondicione la piel y un surtido de brochas. ¿Quieres conocer los trucos de una makeup artist? Sigue leyendo.

1.     Piel: lo primero es cuidarla bien, utilizando una limpiadora, exfoliante e hidratante (una para el día y otra para la noche). Desmaquíllate siempre antes de acostarte.

2.     Base de maquillaje: lo más importante es la elección del tono, y comprobarlo con distintas luces y no solo en el rostro, sino también en hombros y pecho, las zonas más próximas. A la hora de aplicarlo hay que intentar que sea imperceptible. Se puede aplicar con los dedos o con una brocha, según el efecto deseado: para una cobertura más completa lo mejor es un buen pincel, y para un efecto más transparente, hazlo con una esponja o con los dedos. Para que la cobertura sea la adecuada y no resulte pesada es mejor ir cubriendo por capas, de menos a más. Si empleas demasiado producto desde el principio corres el riesgo de un acabado apelmazado y exagerado.

3.     Labios: lo primero es exfoliarlos suavemente para eliminar cualquier exceso de piel descamada y que el labial se mantenga perfecto. Tras la exfoliación, aplica un bálsamo labial para hidratarlos, y asegúrate de que se ha absorbido totalmente antes de aplicar el color.

Jenna Menard, Make Up Artist de Clinique

4.     Ojos: al aplicar el delineador lo más importante es mantenerlo lo más cerca posible de la línea de las pestañas. Si tu pulso no es muy preciso prueba Cream Shapers for Eyes de Clinique, que te permite extenderlo una vez aplicado y al cabo de unos segundos queda fijo para todo el día. Para conseguir un efecto ahumado Jenna propone superponer sombra de ojos y delineador, para crear dimensión mediante distintas texturas. “Difuminar un delineador suave y cubrirlo con una sombra produce un ojo ahumado fácil de conseguir y que dura todo el día”, afirma.

Respecto a las tendencias, Jenna prefiere centrarse en los ojos o en los labios, no en ambos, especialmente cuando se utilizan tonos que atraen la atención. Esto no significa omitir por completo el otro rasgo, sino elegir tonos que se complementen y no compitan entre sí.

Imágenes: Clinique.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

9 Comentarios

Dejar un comentario