La mirada, parte clave del rostro

Los signos del paso del tiempo en la mirada no siempre se asocian a la madurez. En ocasiones los factores externos que determinan el  envejecimiento dejan huella a una pronta edad. La Dra. Marina García Moya, cirujano plástico del Instituto de Benito, afirma que “con el paso de los años las estructuras faciales pierden volumen y posición, la piel disminuye la capacidad de formar colágeno y retener agua, y aparecen también los daños producidos por el sol, el tabaco y el estrés”.

La mala calidad del sueño, el estrés propio de edades en que coincide la paternidad con la búsqueda de posicionamiento profesional, y la genética, pueden tener mucho que ver con el efecto del tiempo en la mirada. Los signos propios del envejecimiento en esta zona son “la bajada de las cejas, un exceso de piel en los párpados, la aparición de arrugas y bolsas” y, en resumen, “una apariencia cansada que repercute en la expresión de la mirada”.

A la consulta de la Dra. García Moya “son muchos los pacientes que acuden para recuperar esa fuerza y expresividad de la mirada que con el paso de los años perdemos”. Y es que, en la expresión de la mirada, no queda todo dicho con lo que transmite el iris, sino que esto está condicionado por lo que “dice” todo lo que lo rodea: párpados, cejas, contorno, frente…“Un buen conocimiento de la anatomía y análisis de las causas de cada signo de envejecimiento nos permitirá tratar el problema y aconsejar los tratamientos más adecuados”.

Párpados caídos: Una mirada más limpia

Cuando hay bolsas y exceso de piel, no hay nada tan eficaz como la realización de una blefaroplastia. Cuando el problema es la caída del ángulo externo (que produce una mirada triste) la solución está en la elevación del ángulo para llevarlo a su posición.

Rasgado de ojos: Para una mirada más atractiva

La forma del ojo puede modificarse alargándolo discretamente, lo cual da una apariencia más juvenil, ya que la caída del ángulo externo del ojo produce una mirada triste. La solución es practicar una mini incisión para elevar el ángulo a la posición que tenía antes. Consiste en la reposición de los tejidos, liberando el borde externo del ojo y reposicionándolo. Adopta una forma más almendrada y exótica.

Cejas

El envejecimiento puede provocar un cambio de posición y forma en las cejas que afecta enormemente a la expresión de la mirada. En algunos casos se hace necesario un lifting endoscópico para reposicionarlas. Se trata de una intervención que se realiza con anestesia local y que no dura más de una hora y media. En otros, basta con la técnica de Silhouette Soft. Estas suturas consiguen elevar la zona de forma natural. Su aplicación no requiere cirugía ni tiempo de recuperación. El efecto puede durar más de un año.

Arrugas

Las arrugas de expresión que aparecen en torno a la mirada (frente, entrecejo y patas de gallo), se pueden tratar con fillers y mesoterapia. La combinación de tratamientos y el uso de materiales de relleno, varía en función de cada caso. Cuando las arrugas solo aparecen con la gesticulación, lo ideal es el uso de toxina botulínica.

Ojeras: color y bolsas

El tratamiento de la coloración oscura de la ojera es cosmético, pero cuando aparecen bolsas en el párpado inferior se hace necesaria una investigación de la causa. Si se trata de acumulación de grasa será necesaria una cirugía.

15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg
Etiquetas: , , , , ,

Comentarios cerrados