¿Kilos de más después del verano?

Para la mayoría de los españoles, las vacaciones de verano son un periodo de descanso y relajación… en todos los sentidos, también en lo que se refiere a una alimentación saludable y a la práctica de ejercicio físico. Por eso, no es de extrañar que más del 80% declaren volver de las vacaciones con algún kilo de más (por lo general, entre 1 y 3 kilos).

Según una encuesta realizada por entulínea de Weight Watchers, el 66% de los españoles abandona sus rutinas saludables de alimentación en verano, y por eso, la mitad deciden ponerse las pilas a principios de septiembre. Yolanda Jiménez, nutricionista y dietista colaboradora de entulínea nos da 10 pautas para ayudarnos a volver a las rutinas saludables y recuperar y mantener la figura:

  1. Planificar las comidas: hacer una lista de la compra, pensar los menús semanales y mantener los horarios de las comidas es básico para asentar buenos hábitos alimentarios.
  2. Preparar un tupper saludable: si se come fuera de casa, llevar la comida evitará decantarse por opciones menos saludables como la comida basura.
  3. Realizar cinco comidas al día: es la forma de darle la energía necesaria al organismo sin sobrecargarlo de alimentos que no necesita. Además, así se previene picar entre horas porque el organismo está saciado.
  4. Beber agua y moderar el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas.
  5. Retomar la práctica de deporte: lo ideal es realizar 30 minutos de actividad física al día.
  6. Mantener la actividad en el trabajo: no estar más de dos horas en la silla sin moverse, realizar estiramientos de brazos y piernas, cambiar de postura, caminar…
  7. Huir de las dietas milagro, que prometen perder kilos rápidamente pero tienen un efecto rebote que pasa factura.
  8. No pasar hambre: las dietas restrictivas que prohíben alimentos tienen un alto índice de fracaso. La desmotivación es contraproducente, y lo importante es encontrar el equilibrio entre lo que ingerimos y nuestro gasto energético.
  9. Mantener la motivación: el cambio de hábitos no es un proceso fácil, y para ello es importante planificar con antelación, organizar el entorno y encontrar apoyo en el círculo más cercano, así como pensar en positivo.
  10. Hacer partícipe a toda la familia: la implicación de la familia favorece la consecución de los objetivos, y hace más fácil asentar los nuevos hábitos.
14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados