Cuidados premamá

La maternidad es una de las experiencias más bonitas y más gratificantes por las que puede pasar una mujer… pero el embarazo causa estragos en el cuerpo que hay que mantener a raya para seguir estando guapa y siendo tú misma tanto durante como después de los nueve meses de gestación. Tu cuerpo experimenta, a lo largo del embarazo, una serie de cambios fisiológicos y hormonales que requieren cuidados específicos. ¡Cuídate durante el embarazo y sé la mamá más guapa con estos cuidados premamá!

Cuidados premamá

Piel

Durante el embarazo se producen fuertes cambios hormonales que hacen que la piel esté totalmente revolucionada. La hidratación y la prevención de manchas son las claves fundamentales en este aspecto: extrema la protección solar, sobre todo en la frente, los pómulos, la nariz y alrededor del labio superior, donde suele aparecer lo que se conoce como velo o paño del embarazo. Muy importante: evita los cosméticos con vitamina A, retinol y retinoides, pues pueden causar malformaciones graves en el feto.

Estrías

A lo largo del embarazo la piel del abdomen (también la del pecho, cintura y caderas) se somete a una tensión muy fuerte, a medida que la tripa va creciendo, y si no la mantienes hidratada y elástica, las fibras pueden romperse y hacer que aparezcan las temidas y antiestéticas estrías. Nutre a fondo las zonas conflictivas con un suave masaje mañana y noche desde el tercer mes de embarazo. Y recuerda: es muchísimo más difícil eliminar las estrías que prevenirlas.

Pecho firme

Desde el principio del embarazo, y especialmente en el último trimestre, el pecho está mucho más sensible y crece. Cuídalo con un cosmético específico para que esté firme y elástico, y que una vez que pasen embarazo y lactancia no haya sufrido más que lo necesario y vuelva a su ser sin problema.

Piernas ligeras

Uno de los efectos secundarios más comunes del embarazo es la hinchazón y la pesadez de las piernas, sobre todo en los meses de calor. Alívialas con productos descongestionantes y refrescantes, eso sí, que no contengan mentol. El ejercicio moderado (especialmente caminar) te ayudará a mantenerte ligera y prevenir la retención de líquidos.

Aliméntate bien

Ni hay que comer por dos, ni obsesionarse con no ganar peso. Sigue una dieta sana, variada y equilibrada, y bebe mucho líquido. Tu ginecólogo te orientará sobre los alimentos que debes evitar para que no haya ningún problema, como los que pueden transmitir la toxoplasmosis.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

5 Comentarios