Cuida tu pecho en verano

Ya hemos visto que la piel del pecho es mucho más delicada y blanca que la del resto del cuerpo, por ese motivo, y para evitar que pierda su elasticidad y se vuelva flácida antes de tiempo, es muy importante protegerla correctamente del sol, tanto si haces topless (sobre todo, si lo haces) como si no.

Utiliza siempre un producto de protección solar alta o muy alta (a partir de SPF 30), y repite la aplicación cada dos horas o cada vez que te bañes (lo que ocurra antes). Además de evitar quemaduras, conseguirás prevenir la aparición de manchas en la zona del escote, una de las partes del cuerpo más propensas a mostrar los signos del fotoenvejecimiento prematuro.

En el caso de que hayas sufrido cualquier tipo de intervención en el pecho (aumento, elevación, reducción, reconstrucción mamaria...) ten especial cuidado con las cicatrices: si no quieres que adquieran un tono más oscuro que el resto de piel, intenta taparlas completamente, al menos hasta que estén perfectamente curadas, y una vez que lo estén (cuando haya pasado a partir de un año de la intervención), protégelas siempre con un SPF muy alto.

Los productos after sun son, más que una buena opción, un paso obligatorio para mantener la piel del pecho y el escote en perfecto estado durante el verano y tras la exposición al sol. Opta por cosméticos que hidraten, calmen, reparen y tengan la capacidad de reducir los daños solares, y aplícatelos religiosamente cada día al terminar la jornada de sol.

Imagen: Gtresonline

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

9 Comentarios