Brotes de acné tras el verano: ¿por qué?

A diferencia de lo que se ha pensado tradicionalmente, el sol no es lo más recomendable para mejorar las pieles grasas o con acné. Aunque es cierto que la exposición al sol tiene un efecto bactericida (es decir, que puede eliminar las bacterias implicadas en la formación del acné), y tiene además un efecto antiinflamatorio que mejora de forma transitoria el aspecto de la piel, también produce otro efecto: para protegerse de la radiación ultravioleta, la piel aumenta su grosor, y este engrosamiento, aunque no es perceptible a simple vista, puede taponar los poros y empeorar el acné. Cuando la exposición al sol disminuye, desaparece el efecto antiinflamatorio pero el engrosamiento de la piel permanece, y se produce el efecto rebote: el acné reaparece.

Por eso, para evitar este molesto efecto post-verano, los dermatólogos insisten en la importancia de utilizar durante el verano protectores solares específicos para cada tipo de piel, y de no abandonar durante el verano los tratamientos dermatológicos específicos que necesita cada piel. Además, tras los meses de verano, se recomienda realizar exfoliaciones periódicas y utilizar cosméticos con ácido salicílico, que mejora la regulación del sebo y ayuda a afinar la piel.

La gama DermoPURIFIER de Eucerin, disponible en farmacias y parafarmacias, combate eficazmente las cuatro causas de la piel con tendencia acnéica gracias a su fórmula única con ingredientes activos como el ácido láctico, la l-carnitina, decandiol y licocalcón A.

eucerin

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados