Aprende a descansar

El ritmo de vida frenético, el trabajo, las preocupaciones y el estrés pasan factura, tanto a nivel de belleza como de salud. No sólo tenemos poco tiempo para relajarnos, sino que además generalmente no descansamos como es debido: no sólo ya en horas, sino en calidad de descanso. Nuestro cuerpo nos manda señales: ojeras, piel apagada, ojos cansados, dolor de espalda, falta de energía, dificultad para concentrarnos... pero no solemos hacerle caso.

Por eso, y porque desde Beautyetc.es queremos ayudarte a preservar y mejorar tanto tu belleza como tu salud (que van de la mano), te proponemos una serie de pautas de lo más sencillo para convertir tus horas de sueño en descanso de calidad, aunque no puedas dormir las ocho horas que recomiendan los expertos.

Ya desde pequeños, nuestros padres nos animaban a tomar un vaso de leche antes de dormir. No es sólo una cuestión nutricional: la leche caliente, con un poco de azúcar o miel, ayuda a conciliar el sueño y descansar mejor. Si no te gusta la leche o no puedes tomarla, conseguirás el mismo efecto con una infusión relajante, como las de tila, valeriana o melisa. Eso sí: evita las que son estimulantes, como la menta o el té.

Una cena ligera te evitará digestiones pesadas, y te ayudará a dormir mejor. Evita los alimentos pesados por la noche, así como las bebidas gaseosas. Y si tomas ensalada para cenar, que no lleve lechuga: de noche, es muy indigesta y produce gases. Además, hacer ejercicio físico a diario, si es posible unos cuarenta minutos al día, no sólo mejorará tu figura y tu estado físico en general, sino que te ayudará a dormir.

Mantener el dormitorio oscuro, tranquilo, bien ventilado y con una temperatura agradable es fundamental, así como el colchón (ni demasiado blando, ni demasiado duro), y la almohada, que debe tener la altura y la densidad adecuada para sujetar la cabeza suavemente sin forzar la postura.

Establecer una rutina de sueño es una costumbre que ayuda mucho. Intenta levantarte y acostarte cada día aproximadamente a la misma hora, si te cuesta dormir por la noche evita la siesta, y vete a la cama en el momento en el que empieces a sentir sueño: si te quedas dormida en el sofá, es muy probable que te desveles cuando te vayas a la cama.

Los expertos recomiendan, cuando aparecen problemas de sueño, utilizar el espacio de descanso (el dormitorio) sólo para dormir, y evitar usarlo para otras actividades: si estás acostumbrada a ver la televisión o a leer en la cama, intenta hacerlo en otro lugar de la casa, para que tu cuerpo “entienda” que la cama es para dormir.

Por último, aprovecha todo el poder de las hierbas aromáticas, especialmente de la manzanilla, el azahar y la lavanda, que tienen propiedades relajantes: unas gotitas de sus aceites esenciales sobre la almohada y en las zonas de pulso (muñecas, detrás de las rodillas y de las orejas), te ayudarán a conciliar el sueño.

15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

8 Comentarios

  • Muchas gracias por los consejos, los tendré en cuenta

  • Siempre tomo una infusión antes de acostarme, y me sienta genial- No sé si será tonteria pero me he acostumbrado y el día que no la tomo duermo peor

  • Mi gran problema es que me gusta cenar, al mediodia no me importa no comer, pero por la noche no perdono una buena cena

  • No he probado nunca lo de las gotitas de aceites esenciales, lo voy a probar y ya os diré que tal me va, gracias por la sugerencia

  • Me encanta ver la tele en la cama aunque ya se que no es lo más recomendable, pero para mí es el mejor remedio para dormirme

  • Siempre sigo vuestros consejos y hasta ahora me ha ido genial, muchas gracias

  • Yo suelo tomar una infusión de menta por la noche y aunque todo la gente dice que es estimulante a mí me sienta de maravilla antes de ir a dormir

  • No se me había ocurrido nunca poner unas gotas de aceite esencial en la almohada, tengo en casa varios y lo voy a hacer, a ver que resultado me da