Alimentos de otoño que te cuidan

Con la llegada del otoño el frío y la lluvia se instalan en nuestro día a día, los días son más cortos y la despensa se llena de nuevos alimentos de temporada. En esta época apetecen platos calientes y un poquito más elaborados, pero eso no tiene por qué afectar a la dieta. Alíate con las frutas y verduras de esta estación y disfruta comiendo mientras te cuidas. El equipo de nutricionistas y dietistas de Clínica Opción Médica nos explica todo sobre los alimentos de otoño y cómo incluirlos en la dieta.

- Manzanas:

An apple a day keeps the doctor away” dice el refrán. Y es que la manzana es una de las frutas más completas que existen a nivel nutricional. El 85% de su composición es agua y es rica en fibra, por lo que su consumo ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Se trata de un tentempié ideal para saciar el hambre entre horas, pero además permite numerosas elaboraciones como por ejemplo en ensalada o como postre en forma de una deliciosa tarta tatín.

- Coles:

Otoño es tiempo de coles y todos los miembros de su familia como la coliflor, las coles de Bruselas, el brócoli... Todos ellos ricos en vitaminas C, A y E, por lo que es muy interesante incluirlos en nuestra dieta de forma habitual. Si bien es cierto que no a todo el mundo les gustan, existen formas muy creativas de cocinarlas. Una buena idea sería acompañarlas de salsa de tomate casera o saltearlas junto a otros alimentos como los champiñones o el jamón serrano.

- Berenjenas:

Las berenjenas tienen unas estupendas cualidades diuréticas, antioxidantes y dietéticas, debido a su bajo contenido calórico y son ideales para incluirlas en dietas de adelgazamiento. Están deliciosas tanto asadas como salteadas y pueden servir para acompañar carnes y pescados, como ingrediente o como plato único si se trata, por ejemplo, de unas exquisitas berenjenas rellenas.

- Uvas:

Existen muchos tipos de uvas, pero mayoritariamente las clasificamos entre blancas o negras. Esta fruta es rica en potasio y conocida por su gran poder desintoxicante. Gracias a su dulzor se convierten en un postre ideal para pequeños y mayores, pero también se pueden añadir a ensaladas o a diferentes guisos.

- Frutos del bosque:

Los frutos rojos son irresistibles a la vista y toda una fiesta para el paladar. Las grosellas, los arándanos, las moras o las frambuesas son algunos y todos ellos ricos en antioxidantes. Una manera diferente de incluirlos en tu dieta es añadiéndolos al yogur o a los cereales del desayuno. También pueden saborearse en forma de un rico batido, por ejemplo.

- Setas:

Las setas son los alimentos por excelencia de la época y lo mejor es que tienen poquísimas calorías, así que podemos disfrutar de ellas sin miedo a romper la dieta. Eso sí, si las recolectamos nosotros mismos, debemos tener claro cuáles son comestibles y cuáles no, para prevenir posibles intoxicaciones. Las setas se pueden incluir en un sinfín de recetas, desde arroces a guisos o revueltos. Aunque, para disfrutar de todo su sabor también podemos simplemente cocinarlas al ajillo.

-Calabazas:

La calabaza es una hortaliza muy saludable y nutritiva, rica en vitaminas y minerales, con un gran poder antioxidante y de bajo aporte energético. Se pueden encontrar durante todo el año, aunque la mejor época para consumirlas es en otoño e invierno. Una de las formas más sencillas y deliciosas de degustarla es en forma de crema. Un plato que hará las delicias de pequeños y mayores.

15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados