Adiós varices, sin cirugía y sin dolor

Según los expertos, para “lucir pierna” hay que ponerse en marcha cuatro meses antes de la temporada de buen tiempo. Por eso, el invierno es el momento perfecto para ponerlas a punto y acabar con las varices, la bestia negra de la belleza de las piernas.

En Clínica Menorca aseguran que absolutamente todas las varices, desde las más pequeñas (las telangiectasias, esas arañitas vasculares que aparecen tanto en el rostro como en las piernas) a las más escandalosas, pueden desaparecer sin dolor, anestesia, hospitalización ni reposo. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos.

Antiestéticas y molestas, las varices se asocian a una insuficiencia circulatoria, en la que el estilo de vida tiene mucho que ver. No son más que venas superficiales enfermas, dilatadas por un llenado y estancamiento exagerado de sangre, y en las que en un 97% la causa más frecuente es el factor hereditario, aunque también pueden aparecer por sobrepeso, embarazo, tratamientos hormonales, tabaquismo, o si se pasa mucho tiempo en la misma postura (por eso son tan frecuentes, por ejemplo, en hostelería).

Al margen de la cuestión estética, las varices provocan molestias que se hacen aún más presentes cuando hace calor, cuando se está mucho tiempo de pie  o, en el caso de las mujeres, con el síndrome premenstrual. Pesadez, hormigueo, cansancio, picor y dolor son sus manifestaciones más frecuentes.

Hasta hace unos años, eliminarlas era complicado, y requería tratamientos agresivos y no exentos de riesgos. Sin embargo, ahora resulta sencillo acabar con ellas.  Clínica Menorca propone dos tratamientos, según el tipo de variz.

Las más pequeñas se eliminan con el láser V-Beam (un tratamiento indoloro que no necesita anestesia y quema selectivamente los vasitos que forman las lesiones sin dañar los tejidos circundantes). El propio cuero se encarga de ir eliminando los restos y blanqueando la zona tratada. El número de sesiones depende de la severidad de la lesión, pero por lo general se requieren entre 4 y 6 sesiones espaciadas 20 días entre sí.

Las varices de mayor tamaño se eliminan en una sola sesión con el Sistema de Esclerosis Modificada TRV (Tratamiento Radical de Varices), que consiste en inyectar una microespuma que necrosa la variz. Se trata de un tratamiento indoloro, que no necesita anestesia, hospitalización ni reposo, y que elimina cualquier tipo de variz, dejándola inutilizada. El paciente abandona la clínica por su propio pie, y tan solo tiene que llevar una media de compresión durante una o dos semanas.

Los meses de calor no son recomendables para realizarse este tipo de tratamiento: la época ideal es entre septiembre y mayo para evitar sufrir en verano, ya que el calor acentúa el cansancio y el dolor de las piernas.

14 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados