Acné pasados los treinta: cómo tratarlo

Aunque tradicionalmente el acné se suele asociar con la adolescencia, cada vez son más las pieles adultas, tanto en mujeres como en hombres, que sufren de acné tardío, que suele aparecer de repente entre los 30 y los 45 años, y que requiere de un tratamiento específico y distinto al del acné adolescente, ya que se asocia, además, con pieles en las que la edad ya está empezando a hacer estragos. Los tratamientos para frenar y restaurar los signos de la edad pueden aumentar la sensación de grasa y los brillos en la piel de las personas que se ven afectadas por el acné tardío, por lo que es importante cuidar adecuadamente la piel para atacar estos dos frentes correctamente.

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel, causada por una infección bacteriana en los folículos pilosebáceos, donde se va acumulando sebo al tiempo que se obstruye el folículo, impidiendo que la grasa salga. Los productos para el acné adolescente no sirven para las pieles más maduras, ya que las resecan en exceso, y además, estas pieles necesitan cuidados que no aumenten los brillos y las impurezas.

La doctora Christine Schrammek-Drusio nos da las claves para cuidar las pieles con acné adulto. ¡Toma nota!

  • Evita los cosméticos muy grasos, así como los maquillajes que no dejan respirar la piel.
  • Busca cosméticos con acción equilibrante, pero sin descuidar la hidratación, fundamental también para este tipo de pieles.
  • No manipules las lesiones, solo conseguirás empeorarlas y que aparezcan marcas o cicatrices.
  • Aunque el sol aparentemente mejore las lesiones, luego se produce un efecto rebote. Por eso, es básico utilizar siempre una protección solar adecuada al tipo de piel, y que sea oil free.
  • No abandones tu cuidado diario, o las lesiones aparecerán con más intensidad después.
15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados