Acné: conoce a tu enemigo

El acné es una de las afecciones dermatológicas más comunes: afecta a un 10% de la población, y aunque se asocie generalmente con la adolescencia (afecta al 70% de los adolescentes) y la piel joven también los adultos lo sufren. De hecho, un 40% de las mujeres adultas conviven con él. Pese a ser benigno, se trata de una disfunción crónica que a menudo resulta difícil de sobrellevar, y si no se trata adecuadamente, puede dejar cicatrices para toda la vida.

En sí, el acné no es más que una enfermedad inflamatoria del folículo capilar, en la que confluyen cuatro mecanismos: una hiper seborrea asociada al aumento de la sensibilidad cutánea a las hormonas masculinas, una hiper queratosis, que es un problema de descamación provocado por la acumulación de queratinocitos en el folículo y que crea un tapón que impide la evacuación del sebo, formando lesiones retentivas (comedón abierto, que es el punto negro, o comedón cerrado, que es un micro quiste). Al estar obstruido el canal folicular y no poder evacuarse el sebo, prolifera una bacteria que causa una inflamación.

Además, hay factores que pueden favorecer su desarrollo o agravarlo, como el estrés, el tabaco, determinados medicamentos y anticonceptivos, una alimentación demasiado rica en azúcares o el uso de cosméticos no adecuados al tipo de piel.

Existen diversos tipos de acné: los más comunes son el retentivo (que se manifiesta por la aparición de puntos negros y micro quistes) y el inflamatorio (que cursa con granos llamados púpulas y pústulas). Para tratarlo, el dermatólogo tiene a su disposición distintas opciones: medicamentos tópicos, antibióticos y medicamentos por vía oral, pero todos ellos producen efectos secundarios.

La solución para mantenerlo a raya es ofrecer a la piel, además de los tratamientos dermatológicos prescritos por un médico, tratamientos cosméticos específicos. SVR acaba de presentar su gama Sebiaclear, disponible en farmacias, y parafarmacias, ocho tratamientos para las pieles grasas con imperfecciones que son tan eficaces como sensoriales, y que combinan texturas oil free con una hidratación que no engrasa, y que compensa los efectos desecantes de los tratamientos dermatológicos. Finos, ligeros y delicadamente perfumados, ofrecen una experiencia sensorial al tiempo que cubren todos los pasos del cuidado facial: limpieza, tratamiento, protección y prevención de marcas. Su secreto es la combinación de dos ingredientes, la gluconolactona (un complejo principio activo anti-acné) y la niacinamida, un anti inflamatorio que es, además, antibacteriano y seborregulador.

svr

La gama se compone de Agua Micelar y Gel Espumoso para una limpieza perfecta de la piel, Activo (un tratamiento intensivo para impurezas anti-marcas), Mate+Poros (un tratamiento matificante seborregulador y anti poros con 8 horas de eficacia), Crema BB (un tratamiento corrector y unificador anti imperfecciones), Crema SPF50 (un tratamiento solar que protege y previene las marcas limitando el efecto rebote) y Cicapeel, un gel activo anti-granos y anti-marcas que actúa como lo haría un sérum y que se aplica varias veces al día sobre las imperfecciones localizadas.

15 Votos
  • Compartir esta página:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Comentarios cerrados